lunes, 1 de abril de 2013

Las Lágrimas del Paro

Todos los días escuchamos, leemos, vemos y comentamos noticias tristes, muchas veces trágicas, todas como resultado de las miles de personas que cada día se quedan en paro.

Realmente la situación es desesperante porque familias enteras con hijos pequeños se quedan al desamparo, con desahucios desesperantes, con deudas y encima con un mal adquirido por esta situación: el Estrés.

Con mucha pena, la gente sensible, otros indiferentes, escuchamos que gente en paro, a punto de ser desahuciados, creen que la única salida es el suicidio, es la desesperación impotente ante un atropello que nadie buscó, quien iba a pensar que después de años trabajando y pagando sagradamente la hipoteca, ahora les echan de su casa, fríamente?

Pero, la peor tragedia es aquella que surge en las familias, cuya sonrisa se les borró del rostro  para dar paso a las lágrimas, pero lo más lamentable es que estas lágrimas son de impotencia y de desesperación, lágrimas que brotan sin razón. Porque, si amo tanto mi trabajo tienen quitármelo?

Por mucho amor que haya, las peleas están a flor de piel y qué decir de los más pequeños que sin entender, tienen que resignarse a lo que sus padres hagan y los más jovencitos refugiarse donde no deben.

Por otro lado, muchos abuelos se convierten nuevamente, en padres de familia y si tenían un hijo ahora de repente, llegan a su casa cuatro más, claro, la nuera o el yerno y los nietos.

Ellos les aceptan con mucho amor, pero ahí nace otro drama, la pensión tiene que estirarse para alimentar y pagar más gastos añadidos.

En otros casos las familias recurren al auxilio de las ONGs, que sin duda para mí, la única ONG de verdad es Caritas, en la que sus trabajadores son voluntarios y no cobran ningún salario, de las otras no sé.

Dentro de todo este drama humano, que haría yo si gobernara?

En primer lugar, no perdería mi tiempo en criticar al contrario, ni remontarme al pasado para hacerlo, sino más bien buscaría soluciones.

Ejecutaría todo lo que proclamé, es decir pondría en marcha lo que prometí, de lo contrario estaría mintiendo y engañando.

Haría que todos los políticos y yo, nos volviésemos totalmente empáticos con la ciudadanía, así sentiríamos  realmente todas las necesidades del pueblo.

Proclamaría la práctica del principio de la Solidaridad, para garantizar la protección a todos, especialmente a los más necesitados.

Asimismo, el principio de la Cooperación, cooperar trabajar todos juntos equitativamente. Para trabajar verdaderamente, tenemos que reconocer el atributo de cada uno y apreciar todo aquello que tiene para contribuir con los demás en un esfuerzo común.

Mejoraría la perspectiva de trabajo para los jóvenes, brindándoles una excelente educación y formación adaptadas a sus necesidades, tratando de solventar todos sus gastos y exigiendo resultados. Porque ellos son los futuros conductores del país

Inculcaría a todos los ciudadanos a instaurar un buen clima social, mediante el uso de un poderoso Mantra de Unificación:

Los hijos de los hombres son uno
y yo soy uno con ellos.
Trato de amar y no odiar;
trato de servir y no exigir servicio;
trato de curar y no herir.
Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor.
Que el alma controle la forma externa,
la vida y todos los acontecimientos,
y traiga a la luz el Amor
Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.
Y tú qué harías si fueras gobernante?

Ahora  voy a brindar este pequeño poema, con mucho cariño:

SI YO GOBERNARA EL MUNDO

Si yo gobernara el mundo,
todos viviríamos en paz,
compartiendo amor y libertad.

Todas las voces serían escuchadas
y nunca abandonadas.

Cada amanecer traería
la alegría de vivir un nuevo día
y  solo bastaría  trabajar con alegría.

Castigaría al mentiroso
y premiaría al generoso.

Los niños y los abuelitos,
serian los más atendidos,
porque unos, a dar aprenderán
y los otros con amor su vida nos brindarán

2 comentarios:

fus dijo...

Me gusta tu utopìa.

un fuerte abrazo

fus

PMPilar dijo...

No sé qué haría en caso de ser gobernadora. Sé lo que debo hacer siendo tan solo ciudadana: Respetar y poner en modelo el respeto.
Compartir y mostrar lo que comparto
Ser honrada conmigo misma.
Lo demás, palabras, retórica y entelequia.

Un abrazo, Mª Eugenia