martes, 1 de febrero de 2011

Un Gran Poder: El de La Palabra




Primero diremos que la palabra, se puede definir de varias maneras, dependiendo su intención:

Palabra: Sonido o conjunto de sonidos articulados que representan o expresan una idea.

  • Capacidad de expresar el pensamiento por medio del lenguaje articulado: Que tiene una gran facilidad de palabra.
  •  Acto o derecho de hablar a alguien: Dirigir, pedir, conceder la palabra.
  • Cosa que se dice como promesa: Cumplir la palabra.
  • Expresión vacía de contenido o que no debe tenerse en cuenta: Solo son palabras que se lleva el viento.
  • Representación gráfica de estos sonidos: Facultad de hablar. 
  • Discurso oral o escrito: Dijo palabras de reconocimiento.
  • Capacidad de expresar el pensamiento por medio del lenguaje: Se quedó sin palabras por la impresión.
  • Turno para hablar en una reunión: Tiene usted la palabra.

 Hay infinidad de maneras de aplicar una acción para cada palabra.

Pero, en la vida cotidiana con nuestra familia, con nuestros amigos, con la gente de alrededor, como utilizamos nuestras palabras? Que intención les damos? Cómo las dirigimos?

Muchas veces no pensamos en la palabra que estamos soltando, no pensamos que podemos herir, que pronunciadas con cierto tono podemos lacerar un alma inocente.

Pero también, con pocas palabras podemos dejar una huella de amor en un corazón roto, podemos consolar un alma sedienta de cariño.

Con palabras bien intencionadas y dichas en un tono amoroso, podemos conquistar lo que deseamos, aunque parezca increíble,  una palabra con tono cariñoso conquista hasta lo más horroroso.

Lo mas sensato sería ponernos a pensar en que  palabras nos gustarían escuchar, si elegiríamos una circunstancia en la que solo oyésemos gritos e insultos y otra en la que solo nos dieran cachetadas, con cual te quedarías? Por supuesto con la primera verdad?... Porque diríamos las palabras se las lleva el viento y las cachetadas nos dejan marca.

Por otro lado, si nos ubicamos en la situación de los gritos e insultos y la persona que nos infiere esas palabras es un ser amado, dicientote palabras hirientes, en ese caso es preferible recibir cachetadas y no oír que te odia.

Entonces, aquella frase que dice: “Las palabras hieren más que los golpes” es  indiscutible.

Por esta razón, debemos pensar que con palabras y tono mal elegidos, podemos herir muchísimo mas que si golpeásemos, en este caso el dolor físico desaparece, pero las heridas percibidas  en el alma no desaparecen y seguro duelen mucho mas.

Generalmente, cuando surgen altercados se dicen de todo, sacamos las palabras mas hirientes que se pueden pronunciar en contra del otro, incluso, el comentario con otra persona que está de consoladora, es de hacer quedar todo lo mal que se puede a la pareja por ejemplo, por el sentimiento de la ira, el enojo nos ciega y no vemos las consecuencias que podemos provocar a lo largo del tiempo.

Pero cuando surge la reconciliación, olvidamos los insultos proferidos, surgen palabras llenas de ternura, suaves y amorosas, se perdona todo, pero siempre queda una huella de lo sucedido, y es el comentario con aquella persona, la consoladora, a la que contamos todo lo peor de la persona con la que se discutió,  que cegados por la rabia  describimos todos sus defectos incluso exagerando, sin respetar que esas debilidades nos lo confesó íntimamente.

Esa huella, ese comentario, se vuelve un bumerang contra ti, que con cada mirada que recibas, sentirás que te dicen: “…que haces con esa persona que es un?…. o una?…”

Por eso siempre debemos vigilar lo que decimos y cómo lo decimos, pues una palabra liberada jamás regresa y surge el arrepentimiento, lo peor es herir y no poder retirar lo dicho, por más disculpas que pidamos o justificaciones que demos.

La próxima vez que expresemos palabras que sean llenas de amor, afecto, ternura y si estas enfadado cuanta hasta 10 y respira profundo, hasta el corazón, te sentirás feliz y relajado.


TE INVITO A VISITAR:

                   
Poemas de Mau              Cuentos de Mau             Mis Poemas en PPS

                         


No hay comentarios: