martes, 30 de agosto de 2011

CUIDAME QUE TE CUIDARE

Sabemos escuchar a nuestro cuerpo?

Muchas veces sentimos dolores que nos hacen perder el equilibrio, las ganas y sentimos morir, pero una vez superado el dolor, seguimos con normalidad realizando nuestras actividades cotidianas, como si nada hubiera pasado.

Acaso no podemos darnos cuenta que ese dolor que surgió es porque algo va mal en nuestro organismo?

Cuantas oportunidades perdidas, llanto y penas adquiridos por no acudir a un especialista en el momento oportuno.

Cuando tu coche se para, lo primero que haces es llamar a la grúa y luego a revisión con el mecánico hasta que salga rodando nuevamente, porque no se puede hacer lo mismo con nuestro maravilloso cuerpo?

No consintamos que la dejadez sea aliada de la mala enfermedad, no dejemos que la muerte ronde sin necesidad.

Aprendamos a escuchar a nuestro cuerpo, la medicina preventiva nos da la oportunidad de compartir más tiempo con nuestros seres amados, no hay ninguna necesidad de hacerles sufrir.

Para vivir mejor, hagamos caso a lo que dice nuestro cuerpo, quien más que nosotros podemos saber lo que le pasa?

Dale gusto a tu cuerpo, trátale bien, relájate escuchando buena música, trata de hacer una buena obra a diario, en tus horas libres aprende algo nuevo.

No olvides  decir lo mucho que amas a tus seres queridos, recibe y da muchos abrazos.

Ríe, canta, baila y mírate en el espejo, habla contigo mismo, di frases positivas:  “Soy una maravillosa persona”, “Soy una persona triunfadora”, “Que buen aspecto tengo”, aprecia tus virtudes, ámate,  corrige tus defectos.

Reposa cuando te sientas cansado, llora cuando sea necesario.

Come alimentos saludables y nutritivos cuando tengas hambre, camina en buena compañía, no te sientas solo.

Cuando tengas enfado, respira profundo y piensa en lo que vas a decir, no dañes, pero tampoco permitas que te dañen.

Aprecia la asombrosa naturaleza que te rodea, evita estar aburrido, busca un buen libro.

Comparte gratos momentos con tus amigos, si necesitas ayuda pídela nunca te abstengas.

Usa, disfruta de todo lo que tienes, lo que no usas, mejor regálalo a otros que les hace más falta, no sirve de nada guardar cosas y cosas, al final, nadie se lleva nada.





Siempre debemos ser honestos, primero con nosotros mismos y luego con los demás.

La tranquilidad es una de las mejores medicinas para el cuerpo, nuestro cuerpo, perfecta maquina de acción y armonía, magnífica creación divina, respétalo y consérvalo sano.



TE INVITO A VISITAR:

                   
Poemas de Mau              Cuentos de Mau             Mis Poemas en PPS

                         

No hay comentarios: